Conoce a las autoras de RipleyChus Álvarez
Alt text

Chus Álvarez, autora de "Plutón"

Hoy contesta nuestro cuestionario para las autoras de los doce relatos que componen la Antología del I Premio Ripley, Chus Álvarez, autora del relato "Plutón".

-Antes de conocer más sobre ti y tu relato, cuéntanos cómo conociste la convocatoria del Premio Ripley y qué te llevo a participar.

Como corresponde al siglo XXI: una compañera del grupo de facebook de escritoras de fantasía y ciencia ficción envió el enlace. Resultó que yo tenía ya un cuento disponible. Por su temática (gótico), Plutón no resultaba fácil de encajar y no encontraba dónde publicarlo, así que había estado durmiendo varios años. Si soy sincera, tampoco sabía si entraría dentro de lo que se buscaba en el concurso: como relato gótico es más sombrío que terrorífico. Pero decidí aprovechar la oportunidad e intentarlo.

-Sin hacernos demasiado spoiler, cuéntanos un poco acerca de tu relato. De dónde surge la idea, qué querías contar.

Normalmente trabajo por agregación, tomando elementos de un lado y otro, y me resulta difícil saber en qué momento toma forma el relato. Pero en el caso de Plutón recuerdo muy bien la anécdota que me sirvió de disparadero.

Hace cuatro años yo atravesaba un momento complicado (un ERE, una mudanza, demasiados proyectos personales…), por el que llegué a un estado extremo de fatiga y desgaste nervioso.

La primera vez en meses que pude dormir ocho horas seguidas, tuve un sueño erótico, del que desperté para descubrir que realmente tenía un atacante. El piso al que me había mudado era antiguo, llevaba algún tiempo desocupado y estaba muy frío. Mi gato se había refugiado por la noche al abrigo del edredón y ahora intentaba salir a través de mis piernas.

De este comienzo queda en Plutón el aire de precariedad y un primer esbozo de la mascota de Julián, junto al erotismo enfermizo de la pareja protagonista. Todos estos elementos cuadraban tanto en un relato gótico, que me puse a releer los cuentos completos de Poe (ejercicio que hay que repetir cada década por lo menos). En esas lecturas hay elementos que se han copiado y repetido tanto que tienen ya la carga de símbolos, y los agregué en el cuento. También me inspiró el código privado que elaboran Ruth y Julián, trenzado de gestos y referencias a los relatos que les obsesionan.

Pero lo que dio la forma definitiva al cuento fue la decisión de tomar una secundaria clásica del terror, la consorte del monstruo, y darle a ella la voz y el protagonismo para contar la historia a través de sus ojos. ¿Quién es? ¿Qué busca? ¿Qué la lleva a ayudarlo?

fotos

-Y tras la obra, la autora: cuéntanos un poco más de ti: ¿es tu primera participación en un premio o ya tienes otras obras publicadas?

Al ser escritora de relato corto, mis opciones de publicación son el recopilatorio y los concursos, así que más bien soy cansina en estos últimos. El año pasado me seleccionaron en el “Fabricantes de Sueños 2016” y “Visiones 2016”, y este año he sido también seleccionada para el “Alucinadas”.

Aparte de los concursos he publicado en la revista "Cuentos para el andén", los recopilatorios de relatos "Futuro imperfecto" "Usted de qué se ríe" y "Crónicas de tinieblas" (este relato fue luego seleccionado para el Fabricante de Sueños).

El relato del Visiones también fue traducido al italiano para la recopilación “Mondi Incantati”.

En el ámbito digital, soy socia fundadora y publico regularmente en la revista asangreyletras.es.

-Aunque en otros países la tendencia ya es una realidad, en España aún “parece” que las autoras escriben poca ciencia ficción y terror. ¿Lo ves de ese modo? (y en ese caso, ¿por qué?).

Bueno, en España en general se escribe poca ciencia ficción o fantástico, sea de terror o no. Tenemos una enfermedad de realismo.

El mundillo del género en España es por tanto muy reducido. Hace un par de décadas resultaba en muchos casos misógino y excluyente.

Dado que antes de Internet publicar pasaba por que te presentaran a otros escritores y editores, el panorama bastaba para desanimar a cualquiera.

Por un lado eso quiere decir que muchas escritoras pudieron decantarse por otros géneros con más salidas (lo cierto es que muchos escritores de aquella época también se han ido a la literatura juvenil o la histórica para llegar a un público más amplio) Pero por otro hay un tema de “sesgo contable”: hasta hace poco me resultaba más fácil publicar un cuento fantástico en una revista generalista como “Cuentos para el Andén”, que conseguir que me publicasen ese mismo cuento en una editorial o revista “de género”.

Podemos sumar que lo que se califica de “terror” o “ciencia ficción” o “fantasía” resulta también sesgadísimo. Obras como “Los parientes pobres del diablo” de Cristina Fernández Cubas tienen rasgos sobrenaturales y de terror psicológico; “Olvidado rey Gudú” es la mejor obra de fantasía épica escrita en castellano; José María Merino escribe rutinariamente sobre vampiros y aparecidos… y sin embargo sus nombres rara vez se mencionan cuando se habla de terror o fantasía. No afecta sólo a las mujeres, aunque tengo la impresión de que se ningunea más a las escritoras.

-Uno de los motivos de la iniciativa Premio Ripley era animar a escritoras que consideraban estos géneros como ajenos a escribir, a hacerlos suyos. ¿Te consideras autora de algún género concreto? ¿Dónde te sientes más cómoda?

Soy principalmente escritora de fantástico. Mis incursiones en la CF han sido todas situadas futuros cercanos, y en ambientes donde por un motivo u otro la tecnología está limitada (carestía económica, hábitats cerrados…). La capacidad técnica modela tanto lo que somos, que me da un poco de vértigo imaginar las consecuencias sociales de los grandes cambios. Pero no descarto hacer algo en el futuro en esa línea.

Nunca he escrito nada que se pudiera englobar en terror al estilo Stephen King, que te obligan a leerlas con la luz encendida y alguien de la mano. Dudo que mis nervios lo soportaran, soy muy asustadiza. Pero, puesto que en mis relatos los fenómenos sobrenaturales son la excepción y no la norma, suelo cultivar un ambiente inquietante, en los que lo fantástico es disruptivo y a menudo peligroso.

-Durante todo el proceso del Premio ha habido una gran actividad y resonancia en las redes y medios de comunicación, algo muy agradable, e inesperado por nuestra parte. ¿Cómo lo has vivido?

Poco :). Por desgracia este último año ha sido vertiginoso y me ha dejado escaso tiempo para seguir la pista. Lo único que noté es que al principio era yo la que recomendaba el premio a mis conocidas escritoras, y pasado cierto ecuador, cada vez más gente me lo recomendaba a mí.